Cómo limpiar la lente de tu cámara de fotos

como limpiar lente de cámara de fotos: foto Steve Heiner, courtesy of Nikon Inc.

Hoy hemos visto este interesante post en el blog de Gadtgetway titulado “How to clean your lens in the right way” o lo que viene a ser “Cómo limpiar la lente de tu cámara de la forma correcta” y hemos decidio traducirlo y resumirlo.

Las lentes de las cámaras llevan tratamientos antireflectantes que no son indestructibles, especialmente si una motita de arena o sólido cae diréctamente sobre la lente. El problema es cómo quitarla. Este es el modo:

1.- Usa el aire: Nada de aire a presión: Pueden caer minúsculas gotas de aceite del compresor sobre la lente. Nada de aire comprimido: Usa refrigerantes que pueden dañar la lente de forma irreversible. Lo mejor, la “pera” de goma de toda la vida. Hay un trasto muy curioso y utilizado en el mundo profesional que es el “Super Rocket-air Blower” de Giotto. Una especie de “superpera” avanzada que además de tener un diseño curioso, te servirá para limpiar (o mejor soplar) otras cosas. Otra alternativa es esta “pera” más económica.

2.- Cuidado con los pinceles de las “peras”. Esos que tenemos todos en la bolsa de fotografía, con las cerdas negras y el soplador. A nadie le gusta tocar esas cerdas ya que hay que tener mucho cuidado para que la grasa de nuestros dedos no llegue a ellas y por consiguiente al objetivo. Los profesionales usan el cepillo antiestático “Stactimaster”, que es bastente más caro que la pera pero de mucha mayor calidad y además las cerdas quedan protegidas. También encontramos pinceles para limpiar objetivos más económicos como éste tipo bolígrafo.

3.- Nada de papel higiénico, servilletas o pañuelos de papel. Aunque pudieran parecer muy suaves, no lo son y contienen fibras más duras que pueden dañar microscópicamente la lente afectando a los tratamientos de ésta. Lo mejor son esas toallitas de microfibra que nos dan gratis en las ópticas para limpiar las gafas, pero cuidado con ellas que también hay calidades. Los profesionales hablan de la toallita de microfibra de 3M que son fáciles de encontrar. Las toallitas además se lavan fácilmente metiéndolas en la lavadora. El modo de limpiar la lente es con suavidad desde el centro en círculos hacia los bordes. Ah! y abandona la idea de limpiar con el bajo de la camisa XD.

4.- Para las manchas persistentes en el objetivo, es posible que necesites una solución de limpieza. No compres un producto a base de agua y detergente. “La puedes liar más”, dice el Sr. Heiner. El agua seca lento y el detergente pegajoso puede atraer más suciedad. El uso de genéricos, de secado rápido como el alcohol desnaturalizado aplicarse con moderación a la tela, nunca directamente a la lente. “Si lo pones en la lente, puede entrar en el objetivo.” ¿No tienes algo de alcohol? Un sustituto perfecto es un poco de vaho y una toallita de microfibra, sin pasarte, que la humedad puede colarse.

filtro UV partido por un golpe - te salva el objetivo

Pero como más vale prevenir, me atrevo a añardir un elemento más que también nos quitará dolores de cabeza y sobre todo problemas. Si usas una cámara reflex o compacta de objetivos intercambiables usa un filtro UV o un Skylight. Estos filtros, aparte de no interferir prácticamente en los colores de la foto, especialemten el UV (o ultravioleta) son imprescindibles para salvar tu objetivo y sobre todo tu bolsillo, de un buen susto. Sino mirad lo que le sucedió a mi filtro UV. Es cierto que es un filtro caro de marca B&W que cuesta cerca de los 45€, pero ¿te imagninas ese mismo golpe  directamente en la lente de tu cámara? Más vale prevenir.