Grundarfjorður-1: Está tomada a la salida del albergue, tiene un poco de todo: las casitas de colores que parecen del monopoli, la iglesia de juguete, las montañas enmarcando siempre el fondo, el cielo que ya se adivina cambiante y el arco iris. Parece que Islandia sea un país bajo el arco iris constante, una de cada diez fotos que hice lo tiene.

Grundarfjorður-2: ¿A que parece irreal? Este es el resumen del viaje, tomada a través del cristal de la furgoneta, empezaba a llover, una de las miles de montañitas multicolores a pie de costa, con el sol intentando aparecer en esta bahía del norte de la península de Snaefellness.

Látravik: Pasada la bahía anterior el cielo nos dió un respiro y apareció de nuevo el arco iris, completo sobre el mar, esta vez, aunque no se aprecia bien, es doble!