AVENTURA
Subir al Preikestolen lo hacen a diario miles de personas pero hacer la ascensión con una niebla cerrada convencido de que al final levantaría, tipifica el espíritu del aventurero. La mirada perdida en el fondo del fiordo.