Nos quedamos sin paseo en piragua, pero ganamos una visita a las águilas. Las vimos cazar en medio del fiordo. ¡A mal tiempo, buena cara!