Tiempo inmejorable, cielo etereo sobre hielo eterno; esta era la sensacion de dirigirnos al norte; entre el agua semi-helada de la superficie, que la barca rompia sin tregua, los sonidos mudos , las gotas de mar salpicando y la idea de ir al norte, donde muere el glaciar y nacen los iceberg; el agua deja escapar cientos de tonalidades cambiantes para ser recogidas por mi camara.