Fiordos al completo. Aventura confort

 

El nombre era seductor: “Fiordos al completo. Aventura confort”.

Naturaleza pura, sin grandes ciudades, sólo fiordos.

Para mí, poco aventurera, educada en la afirmación paterna “quien ama el peligro, perecerá en él”, el titular de “aventura” también seducía. No tenía muy claro si estaría a la altura, pero a mis más de cincuenta le sonaba muy bien.

Y lo mejor de todo era el “apellido” del programa: “confort”. Según la Wikipedia “es aquello que produce bienestar y comodidades” Sin albergues, sin tiendas de campaña, con la comodidad plácida de dormir en una camita tras un día de trekking por los glaciares, o un disfrute total de cascadas inmensas de agua, bien en kayak, en ferry, en lancha, incluso en helicóptero.

Si además de la contemplación de paisajes, caminatas de ensueño, un tiempo fantástico, eres tan afortunado que lo haces compartiendo buenos momentos con tus compañeros de viaje y con un guía estupendo, la aventura confort se convierte en algo distinto, único e irrepetible. Algo para recordar toda la vida.

 

BEGOÑA JIMÉNEZ GARCÍA